· 

La nueva normalidad en nuestras clases presenciales de costura

El pasado 1 de junio retomamos nuestras clases presenciales de costura. Estas clases que, hasta el mes de marzo de este año, eran reducidas y personalizadas, la nueva situación las ha convertido en exclusivas. Colgamos el cartel de “Plazas completas” por tener que amoldar nuestro espacio a las nuevas medidas de distancia y seguridad, pero es que no podíamos esperar a septiembre para retomar las clases. Tanto nosotras como nuestros alumnos estábamos deseando volver.

 

La nueva normalidad

Si miramos el calendario, no ha sido mucho tiempo el que hemos estado confinados, pero se nos ha hecho eterno. Días en que los aplausos eran nuestro único contacto con el exterior. Las nuevas tecnologías han sido nuestras aliadas perfectas para poder dar clases a través de Youtube, hacer mascarillas solidarias con videotutoriales para contribuir a la causa, videollamadas para ver a nuestros seres queridos… Pero como todo en esta vida, esa fase ya se acabó y ha llegado el momento de continuar y seguir avanzando.

 

 

Podemos volver a vernos presencialmente, aunque con limitaciones de espacio, para garantizar la seguridad de nuestros alumnos. Nos hemos adaptado a las directrices de la desescalada limitando el aforo, consiguiendo así que las clases sean aún más personalizadas y productivas. Porque, como siempre, nuestra prioridad es tu aprendizaje.

Nuestra nueva compañera de clase: la mascarilla

Seguimos cosiendo sueños, armando nuevos proyectos y aprendiendo juntos, pase lo que pase, con pandemia y sin ella, con mascarillas que se han convertido en una compañera más de nuestro día a día. Éstas sólo ocultan la sonrisa de nuestra boca, pero no de nuestra mirada.

 

Quizás ahora que nuestra sonrisa está vestida con mascarilla, nos fijamos más en los ojos. Y en nuestras clases de estas semanas he podido comprobar la ilusión en la mirada de nuestros alumnos, las ganas y necesidad de volver a la normalidad, de seguir sus vidas con sus costumbres de antes.

 

 

Retomar las clases ha supuesto para todos nosotros la esperanza de comenzar más fuertes, con más ganas de aprender y avanzar.

La vida continúa

Aunque comenzamos las clases presenciales con ciertos miedos y preocupaciones por la nueva situación, enseguida todos, profesoras y alumnos, nos dimos cuenta que la vida continúa. Han sido unas semanas intensas, intentándonos adaptar a la limpieza contínua de manos con el gel desinfectante, a mantener la distancia entre nosotros, pero con la misma ilusión de siempre porque “Nada es difícil cuando se quiere”.

 

Somos animales de costumbres que, en la historia de la humanidad, nos hemos sabido adaptar a los cambios que se producían en la naturaleza. Ahora se nos pone una mascarilla y se nos pide, al menos, metro y medio de distancia. ¿Qué supone eso cuando se quiere seguir avanzando?

 

Volvemos

  • Con la misma ilusión
  • Con más fuerzas y nuevos proyectos
  • Con más responsabilidad en la enseñanza
  • Con conciencia al hacerlo por uno mismo para evitar el consumismo, para contaminar menos el ambiente y conseguir entre todos un mundo mejor y más sostenible

 

“Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida, no es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo”

 

Raquel Guaita - Costurmoda

 

 

 

MODISTA | PATRONISTA | MAESTRA DE CORTE Y CONFECCIÓN

 

Escuela Costurmoda

 

 

 

Les invito a seguirnos en nuestras redes sociales:

 

 

 

Facebook

 

 

 

Instagram

 

 

 

Youtube